Pedro Sánchez sin preguntar a un solo español regala 100 millones de euros a los países que forman parte del grupo de Puebla donde el 90% de los que lo forman están imputados por corrupción.