La cultura gitana es una atenuante para la justicia y reduce la pena a un violador de menores de 37 años a tan solo 8.