Begoña Gómez contrata un bufete de abogados de Madrid para su defensa. Cree que va a ser imputada.