Salvador Illa dice que no tiene relación ninguna con la empresa de alcohol a la que concedió 500 millones de euros, a pesar de ser vecinos.