Cataluña sufre la mayor fuga de empresas desde el procés.