Francina Armengol pagó más de 1 millón de euros de dinero público en guantes y mascarillas que nunca llegaron