Una sentencia obliga a readmitir a una empleada de una cafetería de Barcelona que se orinaba en los utensilios de cocina y luego lo servía a los clientes.