La empresa INDRA nos graba las matrículas de nuestros coches y consigue información privada sin permiso, en todos los radares de velocidad de España.