El dinero para combatir la violencia de género se va en festivales de perreo en Canarias y catas de chocolate en Sevilla.