La guardia urbana de Barcelona no puede más con tanta delincuencia y tres de cada cuatro agentes cogen la baja.