Que un juez certifique los vínculos de Puigdemont con la mafia rusa ya es otro nivel.