Como podemos confiar en un Gobierno que desconocía tener 300 mil funcionarios más.