El PSOE entrega Pamplona a los herederos de ETA pero se «ofende» porque no condenan el terrorismo. Que cinismo.