El PP. plantea lo que ya decía Ayuso: ilegalizar a los que quieran romper España.