Es indecente que un sólo policía ponga en un año 7,5 millones de euros en multas.