Dani Pedrosa gana la batalla contra Hacienda, que tendrá que pagarle 22 millones de euros.