Lleva meses escondido y siendo abucheado, pero Sánchez asegura que la gente le quiere.