Tras blanquear a Otegi y Puigdemont, Sánchez continua con Hamás.