Los trabajadores de correos ya critican abiertamente a su jefe, el íntimo de Pedro Sánchez.