España gasta 14.000 millones de euros al año en subvenciones no auditadas pero no tiene dinero para los enfermos de ELA.