Desaparecido el principal proveedor de mascarillas del Gobierno tras cobrar más de 250 millones de euros. La Fiscalía se niega a investigar.